Es la segunda visita del presidente a las tropas estadounidenses en el extranjero después de su paso por Irak.