Una catarata está atrayendo a miles de visitantes en el norte de China. Las bajas temperaturas han congelado por completo el agua convirtiéndola en una catarata de hielo.