La tensión se empieza a notar entre los migrantes al llegar a la valla fronteriza