Más de una semana después de que el fuego se desatase en el Estado de California la magnitud de la tragedia deja datos devastadores.