La tensión se ha disparado con Israel reforzando con sus tanques la frontera de la Franja de Gaza, mientras la comunidad internacional pide que se intervenga para evitar una nueva guerra. Los militares de Israel detectaron el lanzamiento de unos 300 cohetes, en respuesta al incidente entre fuerzas especiales infiltradas y una patrulla islamista que se saldó el domingo con siete milicianos palestinos muertos y un oficial israelí abatido