Los infernales vientos del diablo siguen alimentando los incendios que están arrasando desde hace varios días el norte y el sur del estado