El presidente chino Xi Jinping ha inaugurado el puente sobre el mar más largo del mundo tras años de retrasos, sobrecostes y tensiones políticas.