La primera ministra británica pidió hoy la "unidad" de los conservadores en la fase "más dura" de sus negociaciones con la Unión Europea (UE) y alertó de que las divisiones pueden dejar al Reino Unido sin "brexit".