Para Brett Kavanaugh, llegar a juez de la Corte Suprema no está siendo fácil. Visiblemente emocionado, con la boca seca y resoplando en horario de máxima audiencia, Kavanaugh ha testificado bajo juramento ante el Senado, donde ha negado la primera de las cuatro acusaciones de agresión sexual.