En helicóptero llegaba de madrugada la joven de 12 años que había sido atacada por un tiburón en Australia. La menor estaba nadando en la playa de Cid Harbour, en la isla de Whitsunday, al este del país. El tiburón le mordió la pierna derecha, a la altura del muslo, lo que le provocó una gran hemorragia. "La chica presentaba una significante pérdida de sangre y lesiones graves", asegura una operaria de ambulancia.Al ver las heridas del ataque el doctor se temió lo peor: "Cuando la vi me preocupaba mucho que no sobreviviera". Pero la actitud de ella, le hizo recuperar la fe: "En ningún momento perdió el control, estaba muy tranquila", confiesa. Es el segundo ataque de tiburón que se registra en esta misma playa en menos de 24 horas. El anterior fue a una mujer de 46 años que se encontraba nadando cerca de su yate. En lo que va de año se han contabilizado hasta 33 ataques de tiburón, en los que dos personas han perdido la vida.