Sus últimas horas en Irlanda se han visto entrubiadas por las acusaciones de un ex alto cargo del vaticano asegurando que Francisco encubrió los abusos