Imagínense que abren la puerta de su casa y se encuentran esto. Fuego por todas partes. Es lo que le ocurrió a Konstantino. Atónito, decide grabar la escena con el móvil.