Impactante imagen de la Acrópolis de Atenas. Bajo un cielo ennegrecido, se oculta el templo del Partenón griego. Es la consecuencia de un brutal incendio que azota Kinea, a 50 kilómetros de la capital. El fuego se originó en los montes de Gerania y debido a los fuertes vientos se ha extendido a las poblaciones cercanas, quemando al menos diez casas. Las dificultades del terreno y la densidad del humo están dificultando las labores de extinción. Ochenta bomberos, siete aviones de extinción, tres helicópteros y varios grupos de senderismo de protección civil están luchando para que el fuego no se propague y llegue a la joya de la Grecia clásica. Las columnas de humo son visibles en toda la región y ha provocado la oscuridad absoluta en la zona.