Por fin ha llegado el momento más esperado entre las familias de los niños del equipo de futbol tailandés que estuvo atrapado en una cueva. Primer abrazo con sus padres desde que el 23 de junio desaparecieron.