Los menores de entre 7 y 10 años sufrieron quemaduras de gravedad debido a un fallo durante un experimento