El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, ha hecho el primer disparo. Se ha desatado la guerra comercial.Estados Unidos quiere, a toda costa, reducir su défict comercial y se enfrenta a su grandes aliados la Unión Europea, México y Canadá, imponiendo aranceles al acero, del 25 por ciento y al alumino, del 10 por ciento. Ross dispara y ondea la bandera blanca al decir: "No creo que cambien los fundamentos de las relaciones (comerciales). Todo el mundo tiene riñas alguna vez".