Minutos después de la tragedia, el fuselaje del avión, envuelto en un espeso humo negro, refleja las dimensiones del accidente. Hasta el lugar del siniestro se han trasladado inmediatamente equipos de emergencias, así como efectivos del Ejército, que han procedido a la evacuación de decenas de cuerpos.