El presidente americano supervisa las obras del muro que separa la frontera con México en San Diego