"Tonta", "sin cerebro", "repugnante" o "prostituta" son algunos de los calificativos que ha tenido que soportar la única candidata a la Presidencia de Rusia.