El escándalo salpica desde el Parlamento británico hasta Hollywood