El Gobierno censura esta cita en la que están llamados a las urnas alrededor de cinco millones de personas