La policía entró incluso a restaurantes y frenó a vehículos lanzando pelotas y granadas de gases lacrimógenos. Muchos médicos voluntarios han salido a las calles para ayudar a los afectados.