El agresor, un hombre de 37 años con problemas mentales, le ha quitado la pistola a una agente de policía y, con su arma, la ha dejado malherida.