Los gritos desesperados de la mujer llevan a los agentes hasta este enorme contenedor en una granja de Carolina del Sur. Tras varias horas, logran abrir las puertas y dentro se encuentran la macabra escena: esta joven con grilletes en el cuello y encadenada como un animal a la pared.