La Policía ha reforzado las medidas de seguridad colocando bloques de hormigón y vallas