La canciller alemana empieza a marcar diferencias con EEUU y Reino Unido.