En su gira internacional por Arabia Saudí estamos viendo a un Donald Trump distinto, mucho más comedido de lo que estamos acostumbrados. Es tanta la relajación que afecta también a los miembros de su propio equipo.