Los biólogos han intentado guiarla hasta alta mar mediante el uso de las llamadas de ballenas submarinas