El líder ruso se puso a tocar el piano mientras esperaba al líder chino Xi Jinping