El Papa Francisco ha llegado a la ciudad de Fátima, en Portugal, para celebrar una misa conmemorativa por los 100 años de la aparición de la Virgen María a tres pastores, dos de los cuales han sido proclamados santos en la Basílica de Nuestra Señora del Rosario. La misa ha servido para canonizar a los hermanos Jacinta y Francisco, que junto con su prima Lucía, tuvieron un encuentro mariano el 13 de mayo de 1917.