El ciclón Debbie de categoría cuatro ya ha tocado tierra en Australia. Con vientos de hasta 240 kilómetros por hora, es capaz de arrasar todo lo que se pone a su paso. De sacar por los aires las viviendas. Como medida preventiva, al menos 3.500 ya han sido evacuadas. Aunque se teme que podría provocar unas inundaciones que afectarían a 25.000.