Así lo anunciaba la política Anke Rehlinger durante la reunión celebrada en Berlín. Con la llegada de Schulz a la presidencia del SPD, los socialdemócratas han vuelto a ilusionarse.