Exultante, Mark Rutte celebra que se haya "parado el populismo".