El presidente de EEUU cambia su postura y suma otra polémica tras la del primer ministro australiano y Schwarzenegger