La marcha, que al principio se basaba en la consigna de lemas anti-capitalistas y en contra del racismo, ha subido de tono cuando algunos de los manifestantes anti-Trump han destrozado a golpes una sucursal de Bank of America.