Decenas de civiles han muerto en las últimas horas y otros 36 han tenido que ser hospitalizados con síntomas de asfixia