El viceministro de Interior de Bolivia ha aparecido muerto a manos de los mineros que lo mantenían secuestrado tras las protestas.