El líder de la Revolución Cubana lleva una década apartado de la vida política