Uno de los terroristas había estado en prisión y llevaba un pulsera GPS porque seguía vigilado por la policía