Las fuerzas leales a Erdogan han detenido a más de 2.800 militares y además han destituido a más de 2.700 jueces por todo el país.