Ciudadanos turcos encaramados a los tanques que amenazaban a las instituciones. Así amanecía hoy Turquía, en medio de un profundo estado de confusión. La policía ha tomado el control de las calles y los golpistas van rindiéndose.