Un trocito de los 2.000 kilómetros en la frontera que afectarían a la agricultura, industria y la vida cotidiana