Es la casa de Toledo, Ohio, en la que un hombre y su hijo tenían secuestrada y encadenada a una niña de 13 años. La pequeña, que es hijastra y hermanastra de los captores habría pasado un año en esas condiciones hasta que en un descuido logró escapar y denunciar su caso a la policia. Los agentes han detenido a los dos sospechosos de cautiverio. En el registro de la vivienda han encontrado varias cadenas y otros objetos inculpatorios.