El nuevo presidente brasileño estará al frente del país durante los próximos 180 días, mientras la Cámara Alta debate si destituye de forma definitiva a Rousseff