Se calcula que el número de muertes a causa de la exposición a la radiación estaría entre 100.000 y 200.000 personas