La estación, en pleno centro de la capital belga, opera entre fuertes medidas de seguridad.