Como cada día, Pham supervisa al detalle sus cultivos de camarón y si todo sigue como hasta ahora, pronto tendrá que vender el terreno. No sería el primero en hacerlo.