El presidente Ecuatoriano, Rafael Correa, ha elevado a 233 las víctimas del terremoto que ha sufrido el país.