La nube, empujada por fuertes rachas de aire, cegó literalmente a los habitantes de la zona.