Sigmundur Gunnlaugssony y su mujer fueron propietarios de una sociedad 'offshore' en un paraíso fiscal.